15 octubre 2005

EL CUADERNO HOLANDÉS.Entrega 3 (Bicis)


A lot of bicycles (Von Vaclav Kunt)



Es sorprendente el uso que se le da a la bicicleta en ese país. Ya sea para ir a trabjar, a estudiar, o para ir a la compra...

Al día siguiente de llegar al país, era el primer día de instituto, y cuando nos disponíamos a salir a las 8 de la mañana para llegar a tiempo, me dieron la que sería la bici que me acompañó durante esos quince días (la que sufrió mis percances, la que me llevó a tantos sitios). Salimos de casa y unas pocas pedaladas después, mi amiga y compañera de experiencia Aleora (y su partner holandesa correspondiente) nos esperaban para ir los cuatro juntos, como estuvimos yendo todos los días, ya que vivían a un palmo de donde yo vivía. Ese primer camino en bici le tengo grabado, no se me olvidará como los dos holandeses, un poco más adelantados, nos iban indicando con el brazo si teníamos que girar hacia la derecha o hacia la izquierda. Tampoco olvidaré cómo Aleora y yo veíamos como de vez en cuando se les olvidaba que llevaban a dos personas más que no cogían la bici todos los días como ellos y que, lógicamente, iban más despacio, pero nosotros, a pesar de todo, íbamos a nuestro ritmo. De todas formas, esa cuesta que tanto nos costaba subir por las mañanas y que tanto gusto nos daba bajar cuando volvíamos, estará siempre en mi cabeza. Lloviera o hiciera buen tiempo, cogíamos la bici todo el tiempo, fuera de día, fuera de noche. Y no me olvido, ni mucho menos (siento ser recurrente), de las maniobras de Aleora para encenderse el primer cigarro de la mañana mientras iba montada, pedaleando en los días de mal tiempo, porque entre la lluvia, el viento, y el movimiento... se antojaba a veces muy difícil, ¿te acuerdas?



Typisch Holland - typisch Amsterdam (Von Stephan Tietchen)



Cuando llegamos al instituto en cuestión, alucinaba: un aparcamiento de bicis bastante considerable, incluso había un garage subterráneo destinado también para ese fin. Pero estos aparcamientos te los encontrabas no sólo en estos sitios, sino frente a bares, o supermercados, etc. No me olvidaré tampoco de los semáforos, también para bicis, que había en todos los lados (poco frecuentes aquí), ni de los carriles-bici.


Soweit das Auge reicht..... (Von Frau Bau)



Y ya, para terminar, dejar un apunte sobre el seguro que llevan allí estos aparatos para que no los roben. Es un sistema de seguridad integrado en la propia bici y que se bloquea/desbloquea con una llave del mismo tamaño que la llave de una puerta blindada, por ejemplo.

8 Comments:

Anonymous Javier Munguía said...

Me ha gustado mucho esta tercera entrega, Alde. Qué interesante se vuelven las bicicletas en tu relato, y qué significativo éste, qué entrañable. Dan ganas de ir a Holanda leyéndote.

15/10/05 16:00  
Blogger El Alde said...

No sabes las ganas que tengo yo de volver allí, y no estaría mal encontrarte en esos lugares cuando vuelva a ir. Las bicis, en ese intercambio, significaron mucho para mí, tanto para lo bueno, como para lo malo.

16/10/05 16:35  
Anonymous jio said...

me encantó ir en bici también a mi. el mejor medio de locomoción para una ciudad. la ventaja de holanda es que es bastante llano. además yo que me pierdo muy fácil por las ciudades no me pasó por allí debido a su curiosa estructura concéntrica circular.

me encantaba ver a l@s abuel@s en bici. también hice muchas fotos :)

16/10/05 18:40  
Blogger El Alde said...

Si, si llana en su mayoría es, pero esa cuesta que digo en el post... tenía tela. Me alegra verte por aquí.

17/10/05 01:29  
Blogger Aleora said...

Cuantos recuerdos... Me encanta esa vision que tienes de todo aquello y quiero que sepas que la comparto.

Un abrazo, y gracias por hacerme recordar tan buenos momentos.

26/10/05 17:04  
Blogger El Alde said...

En esta entrega sobre las bicis, no podías faltar tú, porque eres una pieza imprescindible en esos recuerdos. La verdad que me alegro de que fueras una de las personas con las que compartí esa experiencia y que vivieramos cerca, aunque ese intercambio fuera un poco el principio de nuestro distanciamiento. De todas formas, no te hubiera cambiado por nadie en esas mañanas en las que íbamos al instituto y resumíamos el día anterior, ni cuando pasé esos malos momentos, tú estuviste siempre ahí, y eso lo valoraré siempre. Un abrazo

27/10/05 00:38  
Blogger Aleora said...

Es cierto que nos distanciamos, pero puede que eso sirviera para que nuestro reencuentro fuera mas grato. Ahora, aunque pasamos por una situación parecida nuestro distanciamiento sólo es físico, pero no emocional.

Me encanta leer las entregas, es como vivir todo de nuevo.

Un abrazo.

28/10/05 13:11  
Blogger El Alde said...

Un besazo enorme, Aleora. Y revivámoslo, revivámoslo...

28/10/05 19:40  

Publicar un comentario

<< Home