21 septiembre 2007

Breve nota sobre Putas Asesinas

Y digo breve porque, en primer lugar, no tengo mucho tiempo últimamente, y en segundo, porque este libro de cuentos de Bolaño no es que haya dado mucho de sí.

Cogí a Bolaño con muchas ganas, pensé que se iba a convertir en uno de mis escritores favoritos y la pinta que tenía en el libro corroboraba todas mis intuiciones. Pues bien, me he estrellado, es una de las peores lecturas de los últimos meses (espero que no lea este post mi amigo Fernando Silvestre...).

En los trece cuentos que conforman el libro, Bolaño pretende abrirnos a historias impactantes, a oscuras intenciones y actuaciones, situaciones difíciles y duras, pero en la mayoría de ellos no lo consigue. Siempre te dice que va a pasar algo, que el personaje este tiene una historia oculta detrás, que va a suceder algo que va a cambiar el curso de lo que leemos, pero nada, terminas el relato y no tienes ni la más remota idea de qué era, básicamente porque no te lo descubre, ni de manera clara ni de ninguna otra. Te quedas tal como estás, y eso no es nunca bueno cuando lees algo. Sí, escribe bien, domina muy bien la narrativa, pero eso no lo es todo, se necesita algo más, hacer que el lector entienda qué es eso tan importante y decisivo que va a pasar, guiarle o descubrirselo abiertamente, da igual la forma, pero de tal manera que puedas comprender el por qué de todo lo que está escrito. Todo esto que he contado se ve perfectamente en cuentos como Últimos atardeceres en la tierra. O bien, si no te dice que va a pasar algo importante, te cuenta una historia extraña, que de entrada no sabes por donde cogerla, porque todo tiene que tener un sentido, y Bolaño no se lo da.

Los únicos relatos que se salvan son Putas asesinas, un relato duro e inquietante donde comprobamos que nada es nunca lo que parece, y menos en los encuentros casuales; Buba, donde maneja el fútbol y los ritos ancestrales y "oscuros" a la perfección; y finalmente, El Retorno, sin duda la mejor de las trece historias, directa, impactante, soberbia y todo un alarde de explicar como lo incomprensible puede llegar a comprenderse y ser comprensible.

Libro totalmente prescindible, ya se me han quitado las ganas de leer 2666

4 Comments:

Anonymous Javo said...

Me caes bien cuando eres duro porque te parece justo serlo. Te leo, ya ves. Admiro tu honestidad. Un abrazo, Alde.

PD. ¿Ya escuchaste el nuevo disco de Ismael? :O Recomendadas: "Amores imposibles", "Sesión continua" y "Zamba del emigrante". ;)

27/9/07 07:26  
Anonymous Anónimo said...

vos nunca tenés tiempo, lo repites siempre. sino tenés tiempo, no tengas blog

29/9/07 18:46  
Blogger Hilvanes Y Retales said...

Hola Alde; veo que para todo siempre hay alguien que nos supera. Yo me paso el día en el trabajo. Pero quiero darte un consejo: no dejes que te absorba, porque llega un momento donde no existe nada más salvo el trabajo.

Te espero, pero no solo para nuestra lectura compartida, sino para tus post, que si por algo me atrajo tu blog, fue por su inteligencia.

Saludos.

3/10/07 16:11  
Blogger El Alde said...

Javo:
Hay que ser honesto siempre ante un libro, al fin y al cabo cada libro, nos guste o no, queda impregnado en nuestra experiencia personal. Nunca diré que un libro me ha gustado cuando no lo ha hecho, por muy célebre que sea el autor, el libro, o ambos.

Anónimo:
Pues no, no tengo tiempo, espero que tú tampoco lo tengas para entrar aquí de esa forma. Es tan simple como que no vuelvas a entrar aquí y así no te moleste lo que digo.

Hilvanes:
Uy uy por mi inteligencia, que me ruborizo.... gracias por el halago, siempre es valioso viniendo de ti, poco queda para el post de Intimidad, le estoy dando forma en mi mente y solo queda plasmarlo en el editor de blogger. Y tranqui, el trabajo no absorbe, pero quita muchas horas, fatiga, y yo necesito estar despejado para poder dar lo mejor de mí aquí.

3/10/07 19:59  

Publicar un comentario

<< Home