03 septiembre 2007

Kathy, Tommy, Ruth, Hailsham,Ishiguro.... Nunca me abandones

Después de haber leído esta novela de Ishiguro, confirmo mi teoría sobre mis gustos literarios: me gustan los relatos tranquilos, que pretendan contar historias donde las vidas y las acciones de la gente se crucen y decidan el destino de lo que va a suceder, donde todo este cargado de buenas reflexiones y los artificios brillen por su ausencia. Esto es lo que me ha sucedido con Nunca me abandones, una novela realmente inquietante donde conforme vamos leyendo las páginas vamos descubriendo más secretos y el por qué de muchas situaciones y aspectos de la vida en Hailsham y el futuro de los alumnos que viven allí. Aspectos y situaciones que se van introduciendo poco a poco para ir preparando al lector hasta que ¡zas!, confirmamos lo que hemos sospechado desde mucho rato.

Ishiguro maneja las palabras de una forma muy inteligente. Su lectura es fluida sin caer en la superficialidad. Ha conseguido tejer en su telaraña mental una historia inverosímil a la que le da una credibilidad que realmente asusta, y todo eso lo mezcla con cosas tangibles y no tangibles de nuestra vida diaria (la amistad, el amor, el sexo, nuestras inquietudes y sueños...). Otra cosa que me ha gustado mucho es la sensibilidad con lo que cuenta todo, pero no una sensibilidad pastelosa y cursi, no, qué va, una sensibilidad, digamos dosificada, que varía en intensidad depende de lo que nos quiera contar, y creo que es en este punto en donde radica la calidad de este libro, sin lugar a dudas, porque sin esta sensibilidad hubiera sido muy difícil entender los sentimientos y las nostalgias que en Kathy, Tommy, Ruth surgen.

La amistad entre Kathy, Tommy y Ruth.... qué real, qué bien plasmada, qué buena transposición de la realidad ha hecho, es increíble. En esta amistad a tres bandas vemos los rencores, las malas contestaciones, el cariño no demostrado directamente pero que sí se nota en el ambiente, las cosas que no hace falta decirse porque con un hecho o con una mirada basta, los perdones, la comprensión... A pesar de todo el daño que se pudieron hacer, los buenos recuerdos son los que quedan, el recuerdo de una amistad enmarcada en una vida ya decidida, con un fin muy establecido, pero que no quita para que al final de la historia comprendamos que aunque la vida ya la tuvieran decidida, lo que habían vivido juntos..., eso no se lo iba a quitar nadie.

Realmente me ha dejado un buen sabor de boca Ishiguro. Tengo que reconocer, sin embargo, que durante gran parte de la historia, sentía que a la trama le faltaba ese algo que haga que lo que estás leyendo pase de gustarte mucho a fascinarte, por decirlo de alguna manera. Pero ahora después de unos días de haber terminado este libro, y tras haber dejado reposar mis ideas y haber leído el final tan bonito a la par que triste, me doy cuenta de que he leído un gran libro. Si me ha gustado mucho o me ha fascinado, ahora mismo no lo sé, con el tiempo todo se aclarará, supongo. Ahora bien, tengo claro que los planos de la amistad que he contemplado, la sensibilidad con que está contado, y la maestría de Kazuo al escribir y al contar la historia, pues me han marcado. Y yo creo que eso es al fin y al cabo lo que cuenta.

4 Comments:

Blogger Hilvanes Y Retales said...

Impaciente me hallo!!!!

6/9/07 08:35  
Blogger Hilvanes Y Retales said...

Hola Alde, cómo lo llevas? Yo ya tengo mis notas. Pásate. Ya comentamos. Qué vas a comenzar después? Yo tenía pensado las intermitencias de la muerte.

10/9/07 14:34  
Blogger El Alde said...

Pues yo mañana lo terminaré. He estado este fin de semana un poco liado, pero me quedan ya 20 páginas. Ya he leído tu post, si puedo mañana escribo el mío y comento el tuyo.

Después de esto yo tengo La peste de Camus y 84 Charing Cross Roads de Helene Hanff. Y lee Las intermitencias..., te va a gustar.

10/9/07 21:15  
Blogger Hilvanes Y Retales said...

Yo tenía para leer próximamente la Nausea, si te parece, como ambos son existencialistas, tú lees la peste y yo la nausea (vaya mezcla de títulos), y hacemos un pastiche con nuestros distintos puntos de vista sobre nuestras distintas lecturas, que en el fondo, no serán tan distintas.

12/9/07 09:57  

Publicar un comentario

<< Home