01 noviembre 2005

Mi vía de escape

Gracias blog, creo que no eres consciente de lo que me has ayudado todos estos meses, desde que te creara a finales de mayo, sin ninguna garantía de que fueras a durar, porque estaba acojonado y porque, siendo sinceros, no sabía qué puto carajo iba a escribir. Pero mírame, aquí estamos tú y yo; miro atrás y me doy cuenta de todo lo que has cambiado en este tiempo, de todo lo que te he hecho cambiar. Me doy cuenta también de todos los proyectos que he puesto en marcha sin contar con tu permiso: la publicación de cuadros, el cuaderno holandés, la sombra de sir Vidia... (te pido perdón por eso). Ahora mismo, en este preciso momento de mi existencia, no podría prescindir de ti, muchas veces, cuando me siento frente a ti, para escribir, o cuando me tiro horas muertas publicando fotos, dándoles matices con Picasa, o investigando en tu plantilla para ver qué cosas puedo mejorar, pierdo la noción del tiempo, porque no es la primera vez que miro el reloj y me han dado las 2, las 3 de la madrugada desde que me he conectado a las diez de la noche, a las once, a las doce... Te considero una de las mejores vías de escape que tengo ahora mismo, haces que me olvide de todo (incluido lo malo) y que solo piense en escribir y en mejorarte.

Y ahora, después de todo esto, que por muy cierto que sea no deja de ser cursi, dejemos a un lado todas estas melosidades estúpidas, y a otra cosa, mariposa...

1 Comments:

Anonymous Lorena Schutz said...

Realmente es una via de escape esta recomendado por los sicologos escribir cuando uno se siente a punto de explotar

2/10/07 01:56  

Publicar un comentario

<< Home