04 marzo 2008

Y pido perdón...

Buenas de nuevo amigos míos.

Antes de hablar de nada, quisiera pediros perdón por haber estado tanto tiempo ausente. Hoy recordé que hacía tiempo que no entraba a mi blog, que no escribía, y al entrar y ver el post de princesita preguntándose dónde estaba, se me ha caído la cara de vergüenza, porque este blog es principalmente un lugar en donde quiero que mis amigos se reúnan, saber que sepan de mí y saber de ellos.

Ha sucedido lo de siempre, las razones y situaciones personales que me llevan a querer YA desesperadamente encontrar mi "Hotel Existencia" me impiden entrar de una manera indirecta. He perdido la agradable sensación de poder entrar a mi espacio y poder escribir sin ningún tipo de incomodidad, es como si me sintiera extraño en mi propio ordenador y la situación desde hace tiempo actual en mi vida me impidiera hacer lo que me diera la p... real gana de estar aquí el tiempo que quiera, es como si solo se me tuviera permitido entrar a ver mi correo y poco más. Espero que lo entendais, aunque sea sin contaros nada. Es lo que tiene ayudar y no ayudarse, y con lo bueno que es hablar...

Con la fuerza y nostalgia que me inspira Amy Whinehouse me he decidido a escribir este post, una nota humilde de perdón y un compromiso sin poder tener posibilidades de cumplirlo de que voy a pasarme por aquí a menudo. Lo siento, lo siento de veras. Ojalá pudiera decir que es el trabajo solo el que me impide entar, pero mentiría. La vida, qué dura es y como golpea a veces sin dar nada a cambio.

Pero bueno, dejemos las tristezas, que os quiero contar mis lecturas, muy interesantes, por cierto:

- 84 Charing Cross Road, Helene Hanff:

Un verdadero homenaje al libro, corto pero intenso, todo lector amante de los libros debería leerlo, porque sientes lo que siente Helene, y eso es increíble.

- Si no creyera en la locura, Marisa López Mosquera:

Eres grande Angéline, simplemente grande. Ya te lo dije por teléfono, tu cuentario me encantó. Releer relatos ya escritos en tu blog y abordar otros nuevos me ha dado una visión, que es que podrás hacer cosas grandes, que puedes y que te lo mereces. Muebles que cobran vida, mujeres maltratadas y trenes que llevan a distintos mundos, realidades reales y realidades fantásticas, fantasías reales y fantasías fantásticas. Todo lo sabes hacer. Eres entretenida cuando quieres, desgarradora cuando te apetece, tierna cuando te da por serlo, y buena escritora lo eres siempre. Me sorprendiste, también te confesé, me daba miedo encontrarme bodrios, por ser un poco expresivo, pero solo me encontré buenas historias muy bien escritas. ¡Pero qué grande eres!

- Releído El libro de las ilusiones, Paul Auster:

Uno de mis libros favoritos tenía que ser releído, eso estaba claro, así que me decidí. Confirmé que no puede haber historia más optimista y triste a la vez, tanto ingenio en forma de libro y tantos sucesos encadenados. Cajas chinas, como leí en una web, eso hace Paul, meter una historia dentro de otra y hacerlo tan bien que terminas de leerlo queriendo más.

- Tokio Blues, Haruki Murakami:

Una de las historias más tristes pero a la vez más tiernas que he podido leer en toda mi vida. Midori es el personaje que más me ha gustado, es sincera, mordaz, inteligente, pícara, comprensiva, imprevisible y muy muy graciosa. La nostalgia que desprende el libro es bestial, es el regocijo en la tristeza y en los a veces momentos buenos que se cuentan los que te hacen sentir que has leído algo bueno.

- La conjura de los necios, John Kennedy Toole:

Gran libro, sin palabras. A veces llegué a pensar que me iban a tomar por loco en el metro, renfe o bus. Ignatius me arrancaba grandes carcajadas, me hacía espachurrar el marcapáginas con toda mi fuerza cuando se comportaba como un miserable, mamón e impresentable. Relato muy visual que pasa de una escena a otra de una manera muy cinematográfica y entretendida. Absolutamente recomendable.

- Terminando el Ensayo sobre la lucidez, José Saramago:

Aunque es mejor la "primera parte", el Ensayo sobre la ceguera, esta historia me ha atrapado y enganchado desde el primer instante, una muy buena segunda parte con, como siempre, un buen trasfondo de pensamiento detrás... ¿Hay que quedarse ciegos para ser lúcidos? ¿Que pasaría si todos nos pusiéramos de acuerdo para votar en blanco?. Ves la libertad a medias, cohartada y siempre permitida a medias. Triste, pero realmente sucedería eso, a mí esa impresión me da.

5 Comments:

Blogger princesadehojalata said...

Me alegra tu vuelta. Tú a lo tuyo, no te sientas esclavo del blog o dejará de funcionar como lo que es. Un beso fuerte.

4/3/08 23:54  
Blogger Angéline said...

Yo me quedo con que la vida golpea sin dar nada a cambio. Ver�s que si te fijas un poco, si le aplicas el zoom a la palabra nada se descompone en un sinf�n de cosas. Calma para verlas, eso es lo que hace falta. En cuanto a que hayas vuelto �Aleluya!, ya te echaba yo de menos, tantos d�as viendo lo de la Rosa.. De tus libros he le�do los cuatro primeros (gracias por las flores). Yo este a�o no acabo de encontrar una lectura que me enganche en serio. Debo ser yo. Un besote grande y un abrazo.

7/3/08 00:06  
Blogger madison said...

Querido Alde, no se si leerás estas letras.
Pasaba por aquí y he querido acercarme a tu casa para saludarte, me apena no encontrarte y me apenan un poco tus palabras.
Como veo qque la escribiste hace uun tiempeciillo espero y deseo que estés genial.
Un abrazo
Madi

1/6/08 18:48  
Blogger Javier Munguía said...

Alde, se te extraña. Ojalá podamos seguir compartiendo experiencias y libros. Un sincero abrazo.

21/8/08 00:12  
Blogger Angéline said...

Ah, queridiño. ¿Dónde andarás..? Un beso grande.

4/9/08 22:35  

Publicar un comentario

<< Home