17 diciembre 2008

Lo leído en este tiempo

Lo leído estos últimos meses ha sido bastante para lo ajetreado que he estado y creo que bastante provechoso. Breve nota sobre cada libro, espero no olvidarme de ninguno:

- La sombra del viento, Carlos Ruíz Zafón:
Cogí este libro como cojo todos los best-seller: con muuuucha precaución. Cuál es mi sorpresa cuando me encuentro con una historia muy bien tejida, unos personajes tremendamente interesantes (algunos muy misteriosos) y un halo de ternura y misterio que engancha de una manera ascendente, hasta llegar a no poder despegar los ojos de las letras.

- El hombre en busca de sentido, Victor Frankl:
Contado en primera persona, este libro narra en primera persona la experiencia del propio autor, psiquiatra, en un campo de concentración nazi. A ver, el libro está bien, el reflejo de lo allí vivido es a veces escalofriante, pero se nota que más que narrador es científico. Libro demasiado denso, y aunque suene un poco frívolo, las historias sobre el holocausto ya me aburren un poco.

- Últimas tardes con Teresa, Juan Marsé:
El xarnego Manolo, o como Marsé le llama, el Pijoaparte, aspira a más. La pobre vida en El Carmelo le aburre, le gustaría ser algo más, tener, tener, tener... pero, ¿el qué? pues yo creo que a veces ni el sabía que quería. Pero curiosamente se enamoró de Teresa, a la cual pasta no la faltaba... Fiel reflejo de una España bastante en despresión y por donde descubrimos una Barcelona única, el libro se caracteriza por un buen ritmo narrativo y por una buena construcción de los personajes y sus historias, las cuales resultan totalmente creíbles. ¡¡¡Viva el Pijoaparte!!!

- El niño con el pijama de rayas, John Boyne:
Poco bueno puedo decir de este supuesto "gran libro". No le precede ni la fama, y menos todavía el precio. Sí, se deja leer, pero ya está. Los personajes son planos a más no poder, la historia es demasiado lacrimosa y no cuela. El que se base en la historia nazi ya es demasiado previsible, y que utilice el empleo de dos niños para los papeles protagonistas, pues como que se nota que vender libros a mansalva estaba en sus planes. De este tipo de libros ya estoy un poco de vuelta, y eso que me falta muuuuuucho que leer a lo largo de mi vida.

- Viaje al centro de la tierra, Julio Verne:
¡¡¡BIEN!!! No pude terminar de leer Veinte mil leguas de viaje submarino, y cogí con miedo, con mucho miedo este relato. Pero ya hacía años había visto la primera película que hicieron sobre el libro y me encantó, así que decidí darle una oportunidad. Y menos mal. Interesante de principio a fin. Un pero: el desenlace, se me quedó corto, inconcluso, pero el resto de la historia lo compensa todo.

- Releída Carta al Padre, Kafka:
Sigue pareciéndome desgarrador este libro. La inteligente literatura de Kafka te absorbe en libros como éste. Simplemente explicar por qué tiene miedo a su padre, y de ahí va sacando argumentos, uno detrás de otro, como si no pudiera parar, como si el grifo.... ya no se pudiera cerrar.

- Cartas a Milena, Kafka:
Kafka se escribe durante tres años con el que fué el amor de su vida, Milena, una mujer casada, muy independiente y con mucho carácter...Reconozco que me ha costado leerlas... En ocasiones Kafka divaga en sus cartas como nadie, se pierde el sólo en lo que escribe y a veces no sabes por dónde va la cosa. Tras leer estas cartas, mi opinión sobre él ha cambiado un poco; aunque me sigue pareciendo un gran escritor, ¿era un poco pusilánime? ¿no?. En fin, estaría enamorao...

- Releído El Pabellón nº 6, Anton Chéjov:
¿Quiénes son realmente los locos? ¿Los que están ingresados porque estan diagnosticados como tal? ¿O los que creemos que están cuerdos? ¿Realmente estamos cuerdos? No quiero contar nada más sobre este libro, mejor leerlo, es muy corto y merece la pena, porque a veces la locura es el mejor estado de lucidez.

- El hombre enfundado, La grosella y Del amor, Anton Chéjov:
Pues no puedo decir nada ni muy bueno ni muy malo de estos tres cuentos cortos. Se dejan leer. No están mal.


Creo que no me olvido de ninguno. Tiempo productivo.

2 Comments:

Anonymous Javier Munguía said...

Qué gusto que seas un lector tan activo. Comparto tu entusiasmo por La sombra del viento. Me gustaría releer El pabellón no. 6, pues lo recuerdo muy poco. Te dejo un abrazo.

23/12/08 21:09  
Blogger El Alde said...

Lectores activos como yo los hay a patadas majete... A mí me gustaría escribir tan bien como tú. Y qué, ¿nervioso? Ya queda nada... Un abrazo

24/12/08 00:49  

Publicar un comentario

<< Home